Dentro de la cadena de algodón se evidencian limitaciones en la demanda interna mayoritariamente de fibra corta cuando el país está produciendo fibra media larga. Es necesario realizar un balance económico y estadístico de la demanda de fibra que diferencie los volúmenes de fibra larga, mediana y corta. Falta llevar a la practica un Plan Integral de Transferencia de Tecnología e innovación.

Para Colombia es necesario работа спб resaltar que se tiene variedades transgénicas nacionales de algodón, no se tiene variedades resistentes o tolerantes a problemas sanitarios de importancia en el algodonero a nivel país, como son las plagas denominadas Picudo del Algodón y la Mosca Blanca que no pertenecen a la familia de los lepidópteros para los cuales se tiene los algodones Bt, igualmente, no se disponen de folliclerx variedades transgénicas para algunas enfermedades limitantes como la Ramulariosis y la Fusariosis. Si se comparan los rendimientos de fibra de algodón a nivel nacional con los de los países que están a la vanguardia en este campo tales como Australia, Israel, Brasil y China que tiene rendimientos superiores a los 1200 kilogramos por hectáreas, podemos observar que estamos lejos de alanzar estos niveles principalmente por la cantidad de recursos dedicados a la generación y transferencia de conocimiento y tecnología en las áreas de material genético, control de plagas y manejo integrado de cultivo, incluyendo los recurso naturales suelo y agua, el proceso de mecanización entre otros. Aspectos que deben ser considerados en la prospección de la agenda de investigación.

Colombia es el quinto productor de aguacate del mundo, después de México, Chlile, República Dominicana e Indonesia, Por las características, basadas principalmente en las excelentes cualidades agro climáticas y de mercados que tiene el país, se escoge el aguacate, como un rubro promisorio de explotación para ser analizado a través del Enfoque de Cadena que permite conocer y analizar el funcionamiento y/o comportamiento de cada eslabón de la cadena productiva de la fruta desde la producción primaria hasta el consumo. El propósito es conocer los problemas, crear las condiciones para superar los mismos y alcanzar la competitividad. En Colombia hay sembradas 24.657 hectáreas de aguacate distribuidas así: nativos o criollos 11.401 hectáreas que corresponden al 46% del área; 6.696 hectáreas de Hass que corresponden al 76% y 6.560 hectáreas de aguacates pieles verdes que hacen el 75% restante (https://conectarural.org/sitio/cadena/aguacate) . En el departamento del Tolima los mayores problemas que enfrenta la producción agroindustrial del aguacate son: la falta de tecnologías apropiadas, sub- aprovechamiento de materias primas , nulo valor agregado, falta de propuestas coherentes en el triángulo “productor- producto- consumidor”, que no ha permitido una agroindustria competitiva frente a ciertas regiones internas de nuestro país y mucho menos contra productos importados de otros países donde los niveles de innovación son mucho más consistentes. Siendo concordantes con lo expuesto, el alcance general que se busca es el de impulsar la agroindustria, hacia la producción de bienes de consumo nuevos, innovadores y de alta calidad, con una visión de prospectiva que puede llegar a una articulación de los productores organizados con los canales mayoritarios de comercialización interna e internacionalmente ( Sandoval et al.,2010)

El cacao es un alimento altamente nutritivo y un producto commoditie que se posiciona en el tercer lugar después del azúcar y el café en el mercado mundial. Es demandado principalmente por compañías chocolateras, americanas y europeas, y utilizado para la elaboración de diversos productos como refrescos, dulces, caramelos, reposterías, bebidas alcohólicas, perfumes, productos cosméticos y medicinales, entre otros.

Colombia mantiene un comportamiento constante en los bajos rendimientos obtenidos. La producción nacional no satisface la demanda de la industria transformadora. En temas de competitividad, en Colombia se presenta alta incidencia de enfermedades que atacan los cultivos de cacao y que causan grandes pérdidas en la producción, que, sumado a las deficiencias en el manejo fitosanitario, las enfermedades del cultivo y al bajo precio del grano inciden en la poca atención a las plantaciones, en la baja producción del cultivo y en el escaso estimulo del agricultor para la actividad cacaotera (Bueno,2004). En las cuatro regiones cacaoteras del país es recurrente la deficiencia en aspectos como la formación de capital humano, el mejoramiento genético de las plantaciones, la productividad de los cultivos y las condiciones agroecológicas necesarias para el desarrollo del cultivo. Además, se presentan dificultades en la transferencia de nuevas tecnologías que conllevan a una lenta masificación de la mismas. En cuanto a la calidad, la industria regional posee una estructura artesanal, maquinaria obsoleta de baja eficiencia y tecnología que le impide ampliar su producción, ofrecen básicamente chocolate de mesa y su mercado es muy limitado. Uno de los principales retos de la cadena es el mejoramiento de los rendimientos de los cultivos, siendo necesario enfrentar problemas como enfermedades y la edad avanzada de las plantaciones (MADR-UNAL,2007).

La cadena del Arroz, representada por el arroz paddy cultivado por agricultores y el arroz blanco procesado por la molinería, registra ganancias importantes en la productividad y competitividad desde la década de los noventa. Pese a que algunos planteamientos afirman que las condiciones agroecológicas para su producción no son las más óptimas, en Colombia por su condición de país tropical carente de estaciones, el cultivo presenta indicadores de mejoramiento competitivo que se reportan en menores precios al productor y consumidor, bajos costos de producción por tonelada si se compara con los observados en los Estados Unidos, rendimientos por hectárea por encima del promedio mundial y en el caso del tecnificado del Tolima ( la zona con mayores volúmenes de producción) similares a los promedios de los Estados Unidos, el país con mayores rendimientos en el mundo. Adicionalmente en la última década, el consumo per cápita ha venido aumentando con respecto al crecimiento de la población, lo que indica mejoramientos por la vía de precios al consumidor y al productor, como resultado de las disminuciones de los costos de producción. No obstante, el consumo per cápita sigue siendo bajo si lo comparamos con el promedio mundial de los países líderes e incluso algunos países andinos. Es decir, en esta cadena observamos el desarrollo de ventajas competitivas basadas en la productividad, así como en el eslabón primario y en la industria.

El arroz es un cultivo económica y socialmente importante para el país y para el Departamento del Tolima, por su alta participación en el área cosechada en el valor de la producción agrícola y en la generación de empleo. La cadena arrocera registra avances importantes en competitividad. En los últimos diez años se evidencia una mejora en productividad, ya que los rendimientos de cultivo se incrementaron en más de una tonelada por hectárea, ubicándose en un alto nivel, sobre todo si se compara con los obtenidos por algunos de los grandes productores y exportadores de arroz en el mundo. La mayor zona productora del país, el Tolima, registra una productividad similar a la de Estados Unidos, país con los más altos rendimientos del mundo. El consumo aparente nacional ha venido creciendo en forma importante, y se explica casi en su totalidad por la dinámica de la producción nacional, pues los volúmenes importantes han sido bajos (18% del consumo) y no se han incrementado de manera notable. Como resultado de estas actividades que se desarrollan de manera concatenada para lograr realizar la gestión de conocimiento bajo espiral de generación de conocimiento diseñada para los productores y fortalecer las capacidades de gestión en los investigadores e instituciones, se busca que fuera de los beneficios de incorporar los desarrollos tecnológicos y las innovaciones obtenidas en la convocatoria departamental, se dejen unas bases solidad en el departamento que mejoren la capacidad de gestión y que a futuro se logre mayor efectividad en la gestión de proyectos en el orden nacional e internacional.

Colombia es un actor marginal como productor de cítricos en el mundo, aunque su participación muestra una dinámica interesante en el contexto internacional. El comercio mundial de cítricos en fresco es bajo como proporción de la producción, revelando un alto consumo interno en los países productores, al igual que de procesamiento agroindustrial que se destina para abastecer tanto la demanda interna como la de los mercados internacionales de cítricos procesados.

Aunque el renglón citrícola ha ganado en forma dinámica participación en el sector agrícola total colombiano, las importaciones totales de la cadena han crecido en forma acelerada, mientras que las exportaciones decrecen, manteniendo la balanza comercial de este renglón en forma deficitaria.

Las principales debilidades que enfrenta la cadena son la falta de escalas comerciales significativas y la alta dispersión en la producción, el bajo grado de asociatividad entre los productores y la falta de cultura agro empresarial que limita su acceso al crédito y a la asistencia técnica, y además restringe su capacidad de maniobra frente a otros actores; existe poco grado de integración entre la industria y la agricultura; no hay disponibilidad de material vegetal certificado; falta investigación y transferencia de tecnología en la fase agrícola y agroindustrial, así como la implementación de campañas de prevención de plagas y enfermedades.

El desarrollo futuro del sector está en la especialización de la oferta regional siguiendo el patrón de ventajas comparativas y competitivas a manera de clusters, para así desarrollar nichos productivos con vocación exportadora. De igual forma, el desarrollo de la capacidad exportadora será fundamental para el sector y solo se dará sobre la base de un complejo agroindustrial organizado y una estructura empresarial eficiente. (Cítricos: cultivo, poscosecha e industrialización. Caldas: Corporación Universitaria Lasallista, 2012)

Hacer del Tolima un departamento autosuficiente en producción de proteínas de origen animal, con posibilidades de generar excedentes para la comercialización en otros mercados nacionales e internacionales. En el departamento del Tolima existen alrededor de 1.181.186 hectáreas en posturas (50% de la extensión del departamento) con una población bovina de 673.294 animales que corresponden a una carga media de 0.6 animales por hectárea. La tradición ganadera del Tolima es ampliamente reconocida, aunque su progreso productivo es mínimo debido entre otras razones al rezago tecnológico principalmente relacionado con el manejo reproductivo y alimentario. Frente a la producción láctea, se estima un total de 104.000 vacas en ordeño con una producción media de 3.4lts/vaca/día, para una producción media diaria de leche en el Tolima de 350.000lts. la duración de lactancia promedio de 264 días. Se estima que solamente el 35% de esta producción láctea es industrializada.

Ventajas comparativas de la cadena: 1. La ubicación estratégica en el centro del país y la cercanía a los principales mercados y centros de consumo como Bogotá. 2. Las condiciones agroecológicas del Tolima muestran un alto potencial para la producción ganadera mediante tecnologías no convencionales.

Ventajas competitivas: fortalezas en la oferta académica para el sector agropecuario, tanto a nivel profesional, como técnico y tecnológico 2. Ya existe una caracterización de los sistemas de producción ganaderos en el Tolima, que ha identificado siete sistemas en el trópico bajo, cinco sistemas en el trópico medio y tres sistemas de producción en el trópico alto.3. se dispone de modelos tecnológicos para mejorar de manera sustentable la alimentación. Estos modelos incluyen tecnologías silvopastoriles, producción intensiva, conservación y almacenamiento de forrajes para romper la estacionalidad productiva.

“La caficultura nacional cuenta con 220.887 mil hectáreas con café sembrados, el Tolima participa con el 12,08% siendo este cultivo uno de los más representativos del departamento generando alrededor de 149 mil empleos directos e indirectos. El Tolima se ha caracterizado por ser uno de los principales productores de café en el ámbito nacional con una participación en producción del 11,24%, dicha producción se encuentra repartida en los 38 municipios ubicados en las vertientes de las cordilleras central y oriental. De los 2,75 millones de hectáreas que tiene el departamento , 387 mil corresponden a la zona cafetera, de las cuales 109 mil hectáreas están sembradas en café, esta área se distribuye en más de 69.000 fincas cuya propiedad o posesión está en manos de 59,118 caficultores a pesar de ser el tercer productor a nivel nacional, la caficultura del Tolima enfrenta retos inaplazables en cuanto a bajos niveles de productividad, infraestructura con impacto ambiental negativo, cafetales envejecidos, alto porcentaje de área susceptible a roya, baja cobertura vegetal, población en edad de retiro y con bajos niveles de escolaridad e ingresos alternativos escasos” Análisis Comité de Cafeteros 2012.

En el Tolima el recurso forestal ha venido desapareciendo en forma continua y acelerada, el bosque seco tropical propio de los valles cálidos y el piedemonte, en altitudes inferiores a 1000m, ha desaparecido en un 90 por ciento en las zonas de cordillera, se encuentra manchas de bosques andinos dispuestos generalmente sobre las cabeceras de las vertientes y en rondas hídricas de cuencas y microcuencas hidrográficas. De otra parte, el desarrollo de la caficultura en los últimos años en referencia a las políticas de renovación en que es prioridad el aumento de la producción , mediante el establecimiento de variedades altamente productivas ( Variedad Castilla), materiales que no requieren de sombrío, en este proceso de renovación de los cafetales, las especies forestales acompañantes en los sistemas tecnificados y tradicionales utilizados otrora, especialmente el nogal cafetero, han sido aprovechados por la industria del mueble y la carpintería en la ciudad de Ibagué. Las explotaciones agropecuarias han ascendido a los pisos alto andino y de paramo, hay evidencia de procesos de desecación de humedales y turberas, se crean nuevos frentes de colonización y alterado, así, los ecosistemas de cordillera y de paramo; estos últimos vienen siendo apropiados por grandes productores en explotaciones ganaderas extensivas y en el establecimiento de cultivos de papa, con la afectación del régimen hídrico, en cuanto a la capacidad del páramo en la producción y regulación de este recurso. En los valles aluviales y terrazas bajas de los ríos Magdalena y Saldaña, se desarrolla una agricultura comercial mecanizada, con niveles medios de tecnología en la producción de monocultivos, bajos sistemas de labranza inadecuados, generando consecuentemente procesos de degradación y deterioro de los suelos, lata contaminación ambiental e hídrica, debido principalmente a causas relacionadas con el uso indiscriminado e inadecuado de insumos químicos en los cultivos. La destrucción de los bosques naturales ha aumentado en los últimos años, la cobertura forestal natural esta seriamente amenazados, con la consecuente disminución de la biodiversidad y la reducción de algunos de los beneficios prestados por los bosques como hábitat de diversas culturas, regulador de los ciclos hídricos y fuente de productos y subproductos naturales.

La potencialidad del departamento obedece a la localización geográfica, la oferta ambiental expresada principalmente en la gran variedad de climas, la riqueza hídrica, la alta aptitud de los suelos para su productividad agropecuaria y forestal; así como la especialización de la mano de obra en el sector primario de la economía. En el Tolima quinientas diez mil quinientas treinta (510.530) hectáreas, corresponden a bosques naturales localizados específicamente en áreas estratégicas de protección y conservación; la superficie departamental con aptitud edafoclimatica para establecer plantaciones forestales de tipo comercial es de 750.000 hectáreas; no obstante este alto potencial, además de la excelente ubicación geográfica del Tolima para posicionar materias primas y productos procesados hacia los principales polos de desarrollo del país.